Sede Macro
Del 08.07.11 al 30.08.11

Los sueños de Daireaux

- Daireaux, François

Curaduría: Duprat, Andrés

Fotografías y video.

Fotografía - Video

Foto de sala
Foto de sala


Daireaux

El artista francés François Daireaux desembarca en Argentina con dos exposiciones sucesivas: “Hacia el Am(o)ur”, en la Alianza Francesa de Buenos Aires y “Los sueños de Daireaux” en el Museo Castagnino+macro de Rosario.

Ambas exposiciones devienen de viajes: El primero por el norte de China hacia el río Amur y el segundo por la Argentina hacia la ciudad de Daireaux, en el corazón de la provincia de Buenos Aires.
No son sus primeros viajes y seguramente no serán los últimos, porque viajar es la condición necesaria del método Daireaux.

Advertimos en principio una evocación nostálgica de los proyectos heroicos de los viajeros europeos del siglo XIX. En este caso el artista emprende una travesía en la que los postulados científicos son sustituidos por premisas poéticas, objetivos secretos y desafíos personales. Y en esta aventura azarosa, cualquier digresión, extravío o desviación puede convertirse en una potencial obra de arte.

Si los viajeros de siglos anteriores se esforzaban en ampliar el mundo conocido incorporando sus “descubrimientos” provenientes de los nuevos territorios; aquí y ahora, Daireaux lleva a cabo una acción en cierta forma análoga, pero que se revela como un juego paródico, complejo y entusiasta: Ir hacia lo lejano y remoto, a lo sorprendente y, por momentos, absurdo, para testimoniar lo inabarcable de nuestra realidad contemporánea.

La suma de sus imágenes construye un relato complejo, multifocal y fragmentario, que pone en escena, tanto fenómenos culturales, como sutiles detalles cotidianos que funcionan como una eficaz y sorprendente actualización del estado del mundo que nos rodea. Lo real deviene así, objeto de representación y, a la vez, condición de la experiencia de lo inasible. Daireaux nos señala a través de sus obras, cómo lo pasajero, lo accidental, lo transitorio, lo degradado, lo lateral, son condiciones irrenunciables para la comprensión del presente. La fuerza de sus imágenes radica principalmente en su poder de conectarnos con una nueva categoría, que podríamos denominar lo “familiar desconocido”. En un raro ejercicio de antropología urbana el artista se apropia de la imagen, y le confiriere un nuevo uso alegórico, transformando lo ordinario en extraordinario.

En esta exposición el artista presenta una serie fotográfica, “Hacia Daireaux”, y una video-instalación. Las fotografías fueron tomadas durante un trajinado recorrido por el territorio nacional, hacia la ciudad de Daireaux. Y son presentadas en la muestra con un sentido cronológico, y casi ritual, de pasaje inevitable hacia su destino, el video “Los sueños de Daireaux”.

Las obras son, en sentido amplio, preexistentes a su mirada, están allí como desde siempre, esperando que el artista las reconozca, las recorte y las seleccione para su archivo.
Aquí el ready made opera de este modo: el objeto permanece en el lugar desde antes y para siempre, pero la imagen del objeto, la imagen que ha sido capturada, singularizada y transcripta por la mirada de Daireaux, viajará, ya en su nueva materialidad, con destino a la construcción del dispositivo estético del autor.

Sus fotografías están siempre marcadas por la mirada del escultor -disciplina de la que proviene-, y en sus largas travesías por el mundo, sustituye el trabajo de taller por la captación y producción de imágenes de objetos de clara impronta escultórica: edificios, ruinas industriales, artefactos varios, objetos cotidianos, equipamiento urbano o mercaderías diversas. La imagen fotográfica funciona entonces como una ampliación o extensión de su interés por el objeto, como un simulacro de la práctica escultórica. Su mirada siempre se detiene allí, donde algo que representa algo se hace presente en el espacio, y señala la marca, y la voluntad de marca, que cada cultura practica con convicción.

La muestra concluye entonces en el video “Los sueños de Daireaux” en el que Daireaux encuentra a Daireaux, una remota ciudad homónima, que le recuerda ancestros desconocidos, y le hecha en cara un transcurso que le ha sido ajeno hasta hoy.
Sorpresa y curiosidad. Sorpresa e inquietud. Sorpresa y sonrisa: Daireaux desnuda ante Daireaux su piel ajada, con una nostálgica memoria de un haber existido en un lugar remoto, con modesto entusiasmo.

Recorrer un paisaje que va hacia adelante, y que también va hacia atrás, que parece haber perdido su anclaje topográfico, y haber quedado flotando ante una mirada que no comprende con facilidad el imperio de su existencia. Recorrido táctil, recorrido amoroso, recorrido curioso, descubrimiento y adopción.

La serie en su conjunto puede verse también como un fragmento, o como una pieza de un engranaje mayor, hecho de muchos otros viajes y de innumerables imágenes y hallazgos, que hacen de esta saga un eslabón más de una obra monumental y aún, claramente, inconclusa.

Andrés Duprat
Buenos Aires, 2011.

 

François Daireaux nació el 4 de mayo del 1966 en Boulogne sur mer, Francia. Trabaja y vive en el mundo entero. Entre sus exposiciones más recientes se destacan Hacia el Am(o)ur, Alianza Francesa de Buenos Aires, Arg., Homenaje à Chellappan, Escuela Superior de Bellas Artes de Tours, Francia, Suite, recorrido de Arte Contemporáneo Atmósfera + Mellionnec, Francia, 111 suite, Centro Nacional de Creación y de Difusión, Châteauvallon, Francia, ici-bas, galería Les filles du calvaire, Paris, y galería Dix9, Paris, Francia, y Tout commence par les pieds, Villa Tamaris, Centro de Arte, La Seyne-sur -Mer, Francia.

http://www.francoisdaireaux.com