Sede Macro
Del 28.08.15 al 10.11.15

Lo que dará luz debe soportar quemarse

Esculturas que conforman una historia de ciencia ficción en forma museística. Una mesa con hallazgos arqueológicos de un universo futuro que colapsó. Una instalación que nos muestra los escombros de un universo imaginario que “proyecta el desfasaje entre la evolución externa y el estancamiento interno de la inteligencia en el accionar humano”.

Escultura

Foto de sala
Foto de sala
Detalle de la obra

"Hay una multitud, estamos tan estrechos, apretados, nos ahogamos los unos a los otros, luchamos encarnizadamente por un mínimo espacio: aglomerados, empujados, pisoteados, nos desinflamos, nos aplanamos, nos comprimimos, nos reducimos, nos penetramos y así en ese movimiento de torsión extraemos la luz de nosotros mismos: aplastados, endurecidos nos transformamos en materia, materia dura del cual emana el hedor explosivo del miedo.
Estratificación de hombres ya pétreos, que se convierten en polvo, tierra parpado de ojo escondido, lleno de visión de cosas que han pasado. Conseguir ver el ojo de la tierra.
¿Consistiría entonces el arte del escultor en horadar túneles, en escavar en la memoria de su propia carne y de su propio pensamiento para desde allí extraer una forma que siempre nace?"

Giuseppe Penone 

La puesta en su totalidad representa una historia de ciencia ficción en forma museística. En la mesa hay supuestos hallazgos arqueológicos de un universo futuro que colapsó. La instalación de las piedras flotantes muestran el acontecimiento del arribo intergaláctico y la explosión de un mundo lejano, en el que se descubren distintos habitantes entre los escombros que vuelan en el cosmos.
En este universo imaginario, se proyecta el desfasaje entre la evolución externa y el estancamiento interno de la inteligencia en el accionar humano, los mismos miedos desde sus principios hasta ahora.

 

Leonardo Trombetta estudió escultura con Miguel Harte y cerámica raku con Alejandra Jones. Efectuó clínica de obra con Tomás Espina. Entre sus muestras individuales se destacan en Buenos Aires las de Espacio de Artes del SPA Evian (2003), Salamanca (1998) y Galería Studio de Arte en Curitiba (Brasil). Ha participado de numerosas exposiciones colectivas: Caosmosis (París, Francia); Marabunta Estudiovisit latinoamericanos; Júbilo, ojo errante; “Ciudad Abierta” (Fundación Konex, Buenos Aires); “Cinco Jóvenes Artistas”, Galería Espaço Mágico (Florianópolis, Brasil); entre otras.