Sede Castagnino
Del 17.07.13 al 08.09.13

El lenguaje gráfico de Picasso en Rosario

- Pablo Picasso

Curaduría: Mariela Alonso

Esta exposición tiene el objetivo de difundir la obra de este importante y polifacético artista, quien, además de sus pinturas, dibujos y esculturas, creó una importante obra gráfica, la cual representa uno de los más grandes aportes al grabado de nuestro tiempo.

Dibujo - Obra gráfica

Pablo Picasso, Knight and nude dame. Litografía color, 1954.
Pablo Picasso, La guerra . Litografía, 1954.

Pablo Picasso (1881 - 1973) fue uno de los mayores artistas del siglo XX. Pintor, grabador, impresor, ceramista y escultor, abordó además otros géneros como el dibujo, la ilustración de libros y el diseño de escenografía y vestuario para montajes teatrales. Picasso participó del proceso de transformación del campo artístico que dominó los comienzos del siglo, y sentó las bases del cubismo, que ejerció gran influencia en otros artistas de su tiempo. Este creador realizó una obra inmensa en cantidad y calidad, presente en museos y colecciones de toda Europa y del mundo.

En lo político, Picasso se declaraba pacifista y comunista. Fue miembro del Partido Comunista Francés hasta su muerte, y un fuerte impulsor de la obra de arte como espacio de expresión y de denuncia.

Esta muestra itinerante que recorre Argentina y América Latina es muy importante porque, desde que en 1905 se presentara por primera vez en Buenos Aires, reapareciendo luego en sucesivas exposiciones de pintura española realizadas en las principales galerías y museos porteños, no se había exhibido un conjunto tan destacado de obra gráfica de Picasso en esta región.

Esta exposición tiene el objetivo de difundir la obra de este importante y polifacético artista, quien, además de sus pinturas, dibujos y esculturas, creó una importante obra gráfica, la cual representa uno de los más grandes aportes al grabado de nuestro tiempo. Es que, en esta disciplina, Picasso se sirvió de casi todas las técnicas gráficas preexistentes, enriqueciendo los procedimientos corrientes de forma única y poniendo de manifiesto su talento artístico y la maestría de su oficio en los más de dos mil grabados que realizó durante su vida, constituyendo una verdadera historia en imágenes.

La muestra está compuesta por seis núcleos:

TOROS Y TOREROS
La tauromaquia, el legendario encuentro entre el hombre y el toro, tiene sus orígenes en la antiguedad y una fuerte presencia en las culturas mediterráneas. A lo largo de los siglos representa la lucha entre lo racional y lo brutal, pero también la doble naturaleza de la realidad, en la cual siempre hay dos caras, ambas complementarias y mutuamente necesarias. El Minotauro es la síntesis de esas dos caras devenidas en símbolo de lo único y lo distinto, dominado por lo irracional. Picasso utiliza muchas veces el toro para sustituir su propia figura en escenas amorosas de sus obras, metamorfosis que le permitió poner de manifiesto sus grandes pasiones. Con tratamiento naturalista y también esquematizado en simples líneas, el toro siempre es representado con gestualidad y fuerza indómita.

HOMENAJES
Muchos trabajos de Picasso dan testimonio de las personas y los espacios que forman parte de su vida. Así aparecen retratadas su madre, sus hermanas, sus amigos, sus mujeres, sus hijos, su atelier. En esta muestra destacamos dos figuras, dos amigos: George Bracque, su compañero en la etapa cubista, con quien no sólo comparte el taller sino que incluso firma de manera conjunta sus obras, y la de Paul Eluard, el poeta al que lo une el amor por la libertad. El artista y el poeta usan sus obras para luchar, con los colores y con las palabras transforman una imagen o un poema en un grito de protesta y compromiso.

LA GUERRA Y LA PAZ
La guerra es un tema importante en la producción gráfica de Picasso. Al estallar la Guerra Civil Española se alinea con el bando republicano. En 1937 realiza las aguafuertes Sueño y mentiras de Franco contra el golpe de estado español, escenas grotescas, satíricas y alusivas en las que aparece la figura del Generalísimo irónicamente caricaturizada. Ese mismo año pinta un gran mural para el Pabellón de la Segunda República Española de la Exposición Internacional de París, en apoyo al gobierno republicano. El mural es una de sus obras más famosas: Guernica, inspirado en la denuncia del bombardeo al pueblo vasco de Guernica, pedido por Franco a los alemanes.

LA ALEGRÍA DE VIVIR
Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, una vez alejados el espanto de la guerra y sus horrores, se abre una nueva etapa para Picasso y su mundo. La felicidad propia del período rosa, dominado por arlequines, acróbatas y
saltimbanquis, parece recuperarse en obras que desde 1946 sólo expresaban júbilo y vitalidad, marcas de la existencia luminosa que se desarrolla a orillas del Mediterráneo. En este ambiente apacible e idilíco, rejuvenece la expresión artística de Picasso, quien descubre un mundo poblado por seres de la antigua mitología mediterránea, inundado del alegre espíritu de la Edad de Oro, reencontrado después de años de terror.

EL PINTOR Y LA MODELO
A lo largo de su vida, Picasso se relaciona con muchas mujeres a las que ama y pinta. Fernande Olivier, Eva Gouel, Olga Khokhlova, Marie-Thérèse Walter, Dora Maar, Françoise Gilot, Jacqueline Roque. Cada nueva relación es contada en imágenes y expresa una relación diferente entre el pintor y su modelo, más ingenua en unos casos, más sensual en otros, incluso a veces cruel y despiadada. Para Picasso el tema del artista y su modelo es una constante preocupación a lo largo de su vida. Él sostiene que, sin modelo, no habría obra ni artista, y con ello impulsa la mística de esos encuentros. En una época trabaja expresando la tarea del escultor, luego la del pintor, pero la variación en las disciplinas no transforma el motivo: la relación entre el artista y la mujer que le sirve de inspiración.

ERÓTICO
El erotismo es un tema constante en la obra de Pablo Picasso. Ya en sus primeros trabajos muestra su contacto con la sexualidad, que perdura en todas sus épocas y que se ve expresado de la manera más variada y significativa. Los amantes, el beso, el abrazo, el pintor y la modelo, la bestialidad, la exhibición de las relaciones sexuales, el burdel, las bacanales, son distintas expresiones más o menos provocadoras que materializan la pasión que gobierna en su vida pública y privada. Una selección de veinte grabados eróticos de la Suite de 347 grabados de 1968 de Picasso, es editada en 1970 por el Fondo Editorial Buenos Aires en un libro que busca iniciar una serie de publicaciones sobre las relaciones entre erotismo, belleza y arte. Junto a estos trabajos se editan seis obras de John Lennon quien, además de músico, compositor y destacado activista por la paz, se expresa a su vez a través del cine, la literatura y el dibujo, utilizando el erotismo como una forma de expresión.