Sede Castagnino
Del 06.08.10 al 29.08.10

Bernhard Wicki Fotografías

- Wicki, Bernhard

Fotografía

Decir Bernhard Wicki es hablar de uno de los mayores exponentes que dio el cine alemán del período de posguerra. Con claras influencias del neorrealismo italiano, el cine de Wicki pone en escena los estragos causados por la guerra, una mirada sin intención de adornar nada, muestra con crudeza lo crudo.


La exposición organizada por el Goethe-Institut Buenos Aires y el Museo Castagnino+macro revela una faceta poco conocida del director: su producción fotográfica. Conmovido por una muestra de fotografías que ve en 1952, donde se encuentra con la ineludible fotografía de Robert Capa -el soldado español acribillado en pleno campo de batalla-, Wicki comienza a testimoniar su entorno. Propias de la década del 50, por un uso de la luz de manera dramática, las fotografías que presenta la muestra dan cuenta de su innegable vínculo con el cine. Retratos de actores, de personajes excéntricos, marginales, retratos de una ciudad, Munich, París, Bosnia, coinciden en mostrar lo que por regla se oculta. Fotografías sin pretensiones, como las maravillosas de Eugéne Atget, donde no hay lugar para el escondite.

Bernhard Wicki nace en 1919 en Austria y, más tarde, su familia se radica cerca de Dessau, Alemania. Estudia en la Academia de Arte dramático de Berlín y luego se perfecciona en Viena, donde debuta como actor teatral en 1941. Posteriormente, y durante algo más de diez años, viaja y actúa en Bremen, Munich, Zurich y Basilea. Se interesa por la fotografía en 1952 y comienza a tomar imágenes con la cámara intensamente en las calles de París. Esta nueva pasión desplaza en parte su anterior y gran interés por la pintura y la poesía. Hacia 1958 hace su debut como director cinematográfico y un año más tarde alcanza una rápida notoriedad internacional con su segunda y celebrada película, El puente (The Bridge), por la que recibe varias distinciones y un gran reconocimiento. En 1960 se publica Dos gramos de luz (Zwei Gramm Licht), una monografía de sus trabajos fotográficos, pero en el mismo año deja de llevar adelante esta actividad, que sólo retoma muy ocasionalmente en sus viajes, para volcarse a su labor como director de cine y realizar de manera esporádica alguna incursión en el teatro. Reconocido en el mundo artístico e intelectual alemán, muere en Munich en 2000.