Ambas sedes
Del 05.12.13 al 18.03.14

Principios para un manifiesto especular

Legón, Martín

Ganador del Premio Estímulo de la Fundación Castagnino para Artistas Emergentes en el LXVI Salón Nacional de Rosario 2012. Presenta dos estanques de tinta china idénticos que generan el efecto de un gran espejo de agua, con reminiscencia al cuadrado negro sobre fondo blanco de Malévich.

Instalación

Principios para un manifiesto especular

Anteponiendo la construcción de un clima por sobre cualquier otra idea o referencia, las salas del piso 4 y 5 entablan un diálogo especular. El proyecto fue ganador del Premio Estímulo de la Fundación Castagnino para Artistas Emergentes en el LXVI Salón Nacional de Rosario 2012. Presenta como pieza central la misma obra repetida: dos estanques de tinta china idénticos en dimensión y estructura generan el efecto de un gran espejo de agua, profundo y denso, con clara reminiscencia al cuadrado negro sobre fondo blanco de Malévich. Acompañan en cada sala pequeños detalles, obras satélites, que colaboran con la abstracción general de la sala.

Rematando la propuesta con un breve libro –cruza insalvable entre manifiesto y diario de citas, redactado especialmente para la muestra.

“No sabría responder adecuadamente por qué entre 1905 y 1914 la vanguardia rompió deliberadamente esa continuidad con el pasado, pero lo que está claro es que, una vez lo hubo hecho, emprendió sin remedio su viaje a ninguna parte. ¿Qué podía hacer la pintura una vez que había abandonado el lenguaje tradicional de la reproducción o se había apartado de su lenguaje convencional lo suficiente como para hacerlo incomprensible? ¿Qué podía comunicar? ¿Hacia dónde iba el nuevo arte? Durante cincuenta años, los que separan el fauvismo del pop art, se buscó desesperadamente la forma de responder a esta pregunta a través de una interminable sucesión de nuevos estilos con sus inevitables manifiestos, casi siempre impenetrables. Contra lo que se cree comúnmente, esos buceos no tenían nada en común excepto la convicción de que ser un artista era algo importante y de que cualquier cosa podía legitimarse como arte mientras que un artista la reivindicara como su creación personal.”

Eric Hobsbawm, A la zaga: Decadencia y fracaso de las vanguardias del siglo XX, Crítica Editorial, 1999.

Martín Legón (Buenos Aires, 1978). Estudió Literatura en la Universidad de Buenos Aires. Formó parte de la Beca Kuitca – UTDT 2010/2011. Fue becario del FNA e invitado a participar de la 30º Bienal de San Pablo “La inminencia de las poéticas”, curada por Luis Pérez Oramas. Expuso de manera individual en Galería Oscar Cruz, Galería Polinesia (San Pablo), Galería Alberto Sendrós y CCEBA (Buenos Aires). Vive y trabaja en Buenos Aires.