Sede Castagnino
Del 01.12.15 al 27.03.16

Colección Castagnino

Colección permanente

La colección de obras de arte adquiridas por Juan Bautista Castagnino, ocupa un lugar destacado como símbolo del esplendor que supo ostentar la ciudad de Rosario en los inicios del siglo XX, y también es referente del gusto de la época y de los inicios de la intensa actividad cultural que comenzaba su institucionalización.

Pintura

Gerard David, La Virgen y el Niño Jesús, óleo sobre tabla (Detalle)
José de Ribera, San Andrés, patrono de los pescadores, ca. 1934, óleo sobre tela (Detalle)

Entre las donaciones recibidas por el museo, la colección de pintura antigua que perteneció a Juan Bautista Castagnino (Rosario, 1884- Buenos Aires, 1925) ocupa un lugar destacado. Símbolo del esplendor que supo ostentar nuestra ciudad en los inicios del siglo XX, también es un referente del gusto de la época y de los inicios de la intensa actividad cultural que comenzaba su institucionalización.

En 1941, unos pocos años después de la inauguración del edificio que aún hoy alberga al Museo Municipal de Bellas Artes y que fue donado a la ciudad por Rosa Tiscornia de Castagnino en homenaje a su hijo Juan B., sus hermanos cedieron parte de las telas reunidas en su colección. Este aporte distinguió a nuestro museo y fue considerado desde entonces como el más importante del interior del país.

Juan B. Castagnino había nacido en Rosario en 1884 en el fruto de una familia dedicada al comercio y a las actividades agropecuarias. Su posición económica acomodada favoreció su interés por la adquisición de obras de arte y le permitió iniciar su actividad como coleccionista con poco más de veinte años. Su pasión por la pintura se fortaleció con sus viajes a Europa, donde visitó museos y galerías y acrecentó su biblioteca con espléndidos volúmenes que luego dieron origen a la biblioteca de nuestro museo. Allí también dio forma a su colección de arte antiguo durante las dos primeras décadas del siglo XX, adquiriendo piezas que él mismo se encargó de estudiar y catalogar, afán que lo llevó también a contactarse con expertos, críticos, historiadores del arte y directores de museos, de quienes hoy el museo conserva informes, estudios y posibles atribuciones. Su ambición por promover las actividades culturales en Rosario lo llevó a integrar la Comisión Municipal de Bellas Artes que instauró el Salón de Otoño desde 1917 y creó el antiguo Museo Municipal de Bellas Artes en 1920, que le debe su incansable participación en la conformación de su colección hasta su muerte en 1925.

En 1943, fue publicado el primer estudio de su colección europea con el título Colección Castagnino- Obras de Arte Antiguo, con prólogo de Julio E. Payró, con el fin de difundir su historia y jerarquía.

Entre 1999 y 2003 y gracias al apoyo de la Fundación Antorchas y la Academia Nacional de Bellas Artes, las piezas fueron estudiadas y restauradas. Fueron sometidas a estudios físicos y químicos que nos permitieron confirmar autorías y arriesgar nuevas atribuciones y su documentación fue ampliada y actualizada. Estos estudios que complementan los realizados en su momento por Juan B. Castagnino nos permiten no sólo difundir honestamente la calidad de nuestro patrimonio sino sostener hoy el mismo valor que su coleccionista intuyó al momento de su compra hace ya más de cien años.