Colección Castagnino+macro

Pintor y escultor, comenzó sus estudios junto a Fernando Gaspary. Luego, concurrió al Instituto de Bellas Artes Domenico Morelli abierto en Rosario por el pintor y escenógrafo italiano Mateo Casella en 1905, donde también se formaron sus contemporáneos Alfredo Guido, Augusto Schiavoni y Emilia Bertolé. En 1911 viajó a Europa y en Florencia perfeccionó sus estudios en el taller de Giovanni Costetti. Volvió al país en 1912 y ese año organizó el Petit Salon junto a Emilia Bertolé y Alfredo Guido. En 1913 recibió el Premio Estímulo en el Salón Nacional por un tríptico titulado Mi Familia y al año siguiente, recibió el Primer Premio Adquisición en el IV Salón Nacional por el Retrato de Juanita Malatesta. Esta misma obra fue enviada a la muestra internacional de San Francisco de California y recibió una medalla de honor. En 1915 viajó a Paraguay y permaneció allí hasta 1917. A su regreso concurrió al II Salón de Bellas Artes de Rosario de 1918 con su obra Nocturno y obtuvo el primer premio.
Caggiano tuvo una intensa participación en el ambiente artístico de la ciudad. Entre 1913 y 1914 dirigió la revista Bohemia junto a Alberto Chiabra Acosta, Atalaya. Compartió su taller con los artistas Herminio Blotta, Gustavo Cochet y Santiago MInturn Zerva. Con Blotta y el poeta Abel Rodríguez integraron el Grupo El Clan.
En 1941 fue nombrado presidente de la Asociación de Artistas Plásticos de Rosario y en 1942 fue designado Director de la Escuela Provincial de Bellas Artes.
Su obra se mantuvo dentro de los lineamientos del naturalismo académico, con ciertas influencias del luminarismo recibidas durante su formación junto a Costetti en Italia. Se destaca su paleta de azules, verdes y violetas, inclinación que compartió junto a los discípulos del pintor Mateo Casella, entre ellos Alfredo Guido y Emilia Bertolé.
Autorretrato (joven) es un óleo de pequeño formato, aparentemente un estudio que podría datarse en la primera etapa de producción del artista. Concibe la figura geometrizando sus líneas, y utiliza pinceladas cuadradas que dejan la huella del pincel. Utiliza empastes rojos, negros azulados y violáceos con los que logra sombras contundentes que dan volumen a la figura, logrando una imagen sólida que no pierde frescura en la representación del carácter serio del joven retratado. El retrato integró la donación de su viuda luego de la muerte del artista.

Bibliografía:
Montes i Bradley, R. E. César Augusto Caggiano. El retrato de mi madre, Rosario: Atenea, 1942
Slullitel, I. Cronología del arte en Rosario, Rosario: Editorial Biblioteca, 1968.
Pagano, José León, El arte de los argentinos, Buenos Aires, Editorial del Autor, 1938

María de la Paz López Carvajal