Colección Castagnino+macro

Palomita blanca, es una tinta sobre papel que ingresó al museo en 1948 al obtener el premio Adquisición de Dibujo en el XXVII Salón de Rosario. De base geométrica, el artista organiza la composición con infinidad de planos que ha tratado con diferentes texturas realizadas a la pluma, a la manera cubista, movimiento que influyó su primera época de producción. Articula los tonos y crea una estructura dinámica desarmando la figura en piezas que le permiten desdoblarla, rebatirla y crear transparencias -e incluso radiografías de la imagen, mostrando hasta sus huesos- en sintonía con los postulados de los modernismos de la primera mitad de siglo XX, referencias insoslayables para los artistas latinoamericanos con intenciones de renovación de los lenguajes artísticos.