Imagen no disponible.

En la acuarela legada por Carlos Carlés al Museo de Bellas Artes, Berthon utiliza el lenguaje Art Nouveau. A la manera modernista, nuestro artista se inspira en el mundo vegetal y centra el asunto del tema en el gesto complaciente y sensual de la mujer, en el deleite que la flor provoca a sus sentidos.

Compone la imagen como un cartel- tal vez haya sido un boceto para uno-, traduce la figura femenina a través de la línea y la estiliza hasta lograr la típica actitud etérea de las mujeres fin-de-siecle. La protagonista sostiene una fleur d ́aiglent, forma antigua para nombrar la églantine o rosa rubiginosa o mosqueta. De simbología galante, la rosa silvestre ha sido considerada musa de poetas y amantes. Berthon utilizó la misma flor para los detalles decorativos del tocado y los motivos de la estampa del vestido de la mujer. El Art Nouveau dio un valor decorativo y ornamental a las configuraciones lineales derivadas de las formas orgánicas, que fueron utlizadas en las artes decorativas en general.