Imagen no disponible.

La temática clásica vinculada al estudio del artista o el artista en su estudio fue trabajada por Lucas Tesoriero en varias pinturas realizadas durante los años 2002, 2003, 2004 y 2010.
Como en esta pieza, en la mayoría de ellas, el color ha sido determinante en el planteo compositivo. Dentro de un escenario saturado aparecen imágenes, muebles, objetos y herramientas pictóricas asociadas a su experiencia artística. Otra característica significativa de la pieza es el tratamiento espacial que, al utilizar dos piezas unidas por bisagras, genera una distorsión de la perspectiva.
En esta obra el título también hace referencia a un aforismo publicado en el capítulo “Consideraciones sobre el pecado, el sufrimiento, la esperanza y el camino verdadero” de Aforismo, visiones y sueños de Frank Kafka. Metáfora que ha sido considerada, por especialistas en la materia, elemento fundamental de la narrativa kaftiana asociado al deseo de convertirse en un ser espiritual dedicado al arte. Aspecto que viene a reforzar el carácter autorreferencial de la pintura de Tesoriero.