Colección Castagnino+macro

Alude al tema de la devastación y modificación de los hielos continentales de la Antártida, como metáfora de la violencia que atraviesa a la vida humana. Considera que el hombre lleva al límite su existencia poniendo en juego las leyes de la naturaleza.

Estas imágenes, obtenidas directamente de los hielos, son intervenidas por la artista a través de sutiles marcas dispuestas como puntos de inflexión que, en otra dimensión, causarían el derrumbe total de las masas. De este modo, lleva a cabo su pedido de rescate, e inscribe a su obra dentro de aquellas manifestaciones artísticas que investigan en torno a los fenómenos naturales desde otros parámetros. En este sentido, “la obra se relaciona con el proceso descrito por René Thom en su Teoría de las catástrofes donde, lo que llamamos “catástrofes” no son más que formas geométricas abstractas que simbolizan los procesos evolutivos que generan un cambio brusco o discontinuidades en la realidad”. (1)

(1) Marta Dillon, Buenos Aires, Página 12, 18 de abril del 2003, pp. 8-9.
 

X