Imagen no disponible.

En los últimos años, acentúa su interés en el valor simbólico del término “huevo”, tanto desde una perspectiva histórica como artística. Más allá de la particularidad de cada época y sociedad, hay una coincidencia al considerar dicho concepto como símbolo de “vida”, aunque conlleva también la connotación de “muerte”.
Como resultado de su investigación, nace la síntesis entre lo objetual y lo conceptual, que plasma en objetos ovoides; los cuales generan una tensión entre continente y contenido, entre el adentro y el afuera; y en donde el aspecto ornamental es uno de los factores claves para la lectura de la obra.
Estas obras ovo-mórficas manifiestan, a primera vista, una belleza y sensualidad emergentes del aspecto decorativo. Sin embargo, el carácter festivo de las formas bellas empleadas, lo es sólo en apariencia, ya que las mismas poseen un sentido más profundo.
De igual manera, sucede en la obra que integra la colección de arte contemporáneo de Rosario que continúa, desde otra perspectiva, la línea de sus indagaciones.