Colección Castagnino+macro

En esta pieza aparece un sincretismo entre la temática religiosa y la representación de un fruto comestible que se encuentra en otras obras del mismo periodo. Aquí la referencia es al santo mártir San Sebastián, protector de las epidemias, que ha sido ampliamente representado por artistas de otros periodos con el torso desnudo, sufriente y acribillado con flechas.

La obra corresponde a la última etapa de la producción de Baldemar en la que la imagen comienza a aplanarse y es elaborada con ángulos redondeados que generan formas ovaladas.