Colección Castagnino+macro

En la obra que forma parte de la colección Castagnino+macro, la artista presenta 30 cabezas de murciélagos trabajados en masilla epoxi y resina poliéster. El proyecto que las origina, parte de la intención de realizar pequeños retratos de diferentes tipos de murciélagos.

En esta obra, se observa la persistencia en aquella forma de resolver la brecha entre el campo de la ciencia y la producción artística. En este sentido, su lenguaje tiene un dejo de ironía, que se manifiesta en esas piezas de presentación que funcionan casi como muestras de un producto de laboratorio.