Colección Castagnino+macro

Siempre partiendo de la imagen fotográfica y nunca del modelo vivo, chicas del cine condicionado, de revistas pornográficas o del ámbito de las pasarelas son algunos de los estereotipos que Di Girolamo toma como referentes del mundo femenino para llevar adelante su obra de increíble verosimilitud mimética,  desde una perspectiva masculina.

En este contexto se halla Nicole, escultura que forma parte de un conjunto de “lolitas”, nuevas diosas del siglo XXI. Presentada sobre un pedestal el busto de esta reconocida modelo argentina adquiere cualidades de personaje ilustre, prócer femenino de las fantasías y deseos masculinos. El blanco reviste de puza el objeto de idolatría pero el satinado la coloca en nuevo contexto: el del brillo y el glamour.

Con su producción, el autor interpela al espectador sobre las políticas consumistas, el mercantilismo del cuerpo y la fabricación de falsas realidades.

 

Abril de 2018