La Virgen y el Niño Jesús. Atribuido a Gerard David, Óleo sobre tabla- 37 x 26 cm Donación Castagnino, 1942

La tabla La Virgen y el Niño atribuida a Gerard David fue adquirida por el coleccionista rosarino Juan B. Castagnino a Enrique Cubells y Ruiz, en España, en 1918. No se tienen noticias sobre quién y cuando se realizó la atribución ni mayor información acerca de la compra de la pintura.

Se destacan en la obra el detalle y la minuciosidad de ejecución, la capacidad del artista en la representación de las materias y el cuidado oficio en la pintura de la diadema y el recamado del manto, en los que el artista evoca un trabajo de orfebrería realizado con zafiros, perlas, oro y rubíes. El Niño sostiene una sarta de cuentas que podrían identificarse con un rosario, iconografía que apareció en el último cuarto de siglo XV; su devoción -gracias a los dominicos que patrocinaron Cofradías del Rosario en toda Europa-, se difundió con asombrosa rapidez.

La iconografía de La Virgen y el Niño del museo Castagnino nos permite ponerla en relación con el Retablo de Jean de Trompes del Museo Comunal de Brujas, datado por Friedlander entre 1502 y 1507. También existe una pintura publicada por el mismo autor, de composición muy similar y atribuida al Maestro de la Santa Sangre (Saint Sang); otras versiones de la misma composición aparecieron a la venta en el año 2001. Se trata de un tema especialmente tratado por la Escuela de Brujas que tuvo gran demanda comercial, y los patrones, diseños y composiciones fueron repetidos y reelaborados por los artistas como consecuencia de la cantidad de encargos, hecho que adquiere un significado profundo en el marco de la cultura flamenca de los siglos XV y XVI en términos estéticos, devocionales y civiles.