Fontana, Lucio, Muchacho del Paraná, 1942

Tras su estadía en Europa, desde 1939 su actividad artística fue variada pero se inclinó especialmente hacia la escultura figurativa de características neoimpresionistas, rasgos expresionistas y clara influencia del arcaísmo de Arturo Martini. En Muchacho del Paraná el autor se inclinó por un carácter más naturalista, permaneciendo fiel a las características clasicistas. Esta producción puede ponerse en relación con otras esculturas de tema litoraleño como Hombre del delta, fechada en 1943.