Colección Castagnino+macro

Buscar la “espacialidad” o tercera dimensión en el campo pictórico –pero alejada de los recursos ilusorios y perspectivistas– fue uno de los principales objetivos que Lucio Fontana ha desarrollado en gran parte de su producción a través de sus famosos “buchis” y “taglis” sobre el lienzo. Desde entonces, muchos artistas han reformulado estos planteos de trascendencia internacional y la obra de Juliano que integra la colección Castagnino+macro, claramente, se presenta en esta contemporaneidad como un guiño a este gran maestro. En palabras del autor: “La imagen invisible es un mural realizado a partir de la acción de arrojar piedras cubiertas de láminas de oro contra una de las paredes del museo hasta perforar su superficie… Sobre el suelo se encuentran las piedras, cada una en el lugar en donde quedó luego de impactar sobre el muro junto a restos de mampostería. Una iluminación tenue acentúa el silencio que deja oír aún el ruido de los impactos. La pretensión de modificar el peso real de las piedras con la adhesión del dorado -en alusión a la iconografía, lo sagrado y la posibilidad de una elevación- se anula con cada golpe, configurando otro escenario que deviene del azar.”[1]

[1] Juliano, Bruno, en: Archivo Castagnino,+macro, 2017.

 

Marzo de 2017