Arranz, Fernando

Madrid, España, 1898
Buenos Aires, 1967

Ceramista y profesor español nacionalizado argentino, desarrolló gran parte de su actividad y su obra en el exilio. En 1925 participa en la Exposición de la Sociedad de Artistas Ibéricos. En 1927, nombrado profesor de la Universidad Popular Segoviana, fue becado por el Gobierno de la II República Española con una beca para "Expositores y Conferenciantes" con la que pudo viajar a América. Expuso en Río de Janeiro, Montevideo y Buenos Aires. Aplazó su regreso a España, fijando su residencia en la capital argentina y abriendo un taller en 1929. 

En Argentina realizó sus primeras obras públicas de envergadura: diversas fuentes públicas en la capital y la decoración de los bancos del zoológico de Córdoba. En 1933 fundó la "Escuela Nacional de Cerámica" que luego llevaría su nombre, trabajando como profesor de la Escuela Nacional de Bellas Artes hasta 1937. En 1939, al conocer el resultado final de la guerra civil española Arránz se nacionalizó argentino. Un año después se inaugura la "Escuela Nacional Industrial de Cerámica" de Buenos Aires (que dirigió desde su apretura y hasta su muerte). Además de encargarse del departamento de cerámica de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de La Plata, y tras la creación de la escuela de cerámica bonaerense, Arranz fue requerido para poner en marcha también las de Córdoba, Mendoza, Tucumán, Mar del Plata, Jujuy y Chilecito.

A lo largo de su vida, en buena parte dedicada a la enseñanza y difusión en Argentina del arte de la cerámica, fue dibujante, grabador, fotógrafo, maestro de vidriado y diseñador de vitrales. En sus primeros años, su estilo tomó muchas referencias de su maestro Daniel Zuloaga y su compañero de taller Emiliano Barral, con el que colaboró en una interesante colección de piezas escultóricas de pequeño formato. Ya en América, Arranz desarrolló estéticas más cercanas al Vanguardismo de la primera mitad del siglo XX, evolucionando del Art Decó al constructivismo de la "Escuela del Sur" fundada por Joaquín Torres García, y acercándose a la obra postcubista de Picasso y el figurativismo de Luis Seoane.



Obras