Machado, Mauro

Rosario, 1954
Vive y trabaja en Rosario

Estudia la carrera de Física en la Facultad de Ciencias Exactas de la UNR, desde 1973. Simultáneamente asiste a los talleres nocturnos de la Escuela de Arte de la Biblioteca Vigil.
En su primera etapa de producción, se interesa por el grabado, que lo lleva a continuar su formación apuntando a un mayor dominio de las técnicas.
En septiembre y octubre de 1980, estudia en el instituto WorkShop del Pratt Graphics Center de Nueva York.
Después de su viaje a Francia, becado en 1985 para realizar estudios en París, su producción se encamina hacia una serie de experimentaciones con la materia. Se desprende de la figuración, y entra en un período en el que empieza a utilizar dos clases de sustancias sobre el material pictórico tradicional: sales y óxidos. Con esta modalidad, su obra queda librada a los cambios azarosos del tiempo y a los efectos de impredecibles de esas sustancias.
A mediados de la década del 90 deriva en nuevos planteos. Formula la esquematización de sus experiencias anteriores de una manera completamente racional, encaminándose hacia una abstracción geométrica. Las incidencias de su formación en el campo de la física adquieren mayor notoriedad.
La serie Conversaciones pertenece a este período. Es un conjunto de impresiones digitales basadas en los “Mosaicos Penrose”, en donde la simpleza de las formas, la cualidad de los colores y los trazos lineales uniformes exigen la adopción de nuevos soportes: las cajas de acrílico. En este caso, la base cristalizada contribuye a evitar las cualidades proporcionadas por la materia en momentos anteriores: confusión, nebulosidad, borrosidad, opacidad, entre otras.
Modelo empírico de una sintaxis, de 1999, también manifiesta la exigencia de soportes transparentes. Esta obra como la anterior, no dejar de excluir la presencia conjugada del azar y la lógica, dada por el solo hecho de emplear los “Mosaicos de Penrose” como punto de partida de la construcción de la estructura de la imagen.
En los años siguientes formula experiencias heterogéneas en forma simultánea. La serie de retratos de mí, sus pinturas dispuestas sobre el piso, o su instalación Pasaje axiomático, del año 2002, se hallan entre sus últimas manifestaciones.
Desde 1980 fue premiado en salones de Rosario y de Buenos Aires. En 1985 recibió el Premio Braque de Grabado, del Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori, en Buenos Aires; y la Beca del gobierno de Francia para realizar estudios en París. En 1991, ganó la Beca de la Fundación Antorchas para participar en Taller de la Boca, dirigido por Guillermo Kuitca. Obtuvo una Mención en la 2° edición de los Premios Costantini, en 1998. Al año siguiente ganó la Beca del Fondo Nacional de las Artes, y en 2001, el Premio Fundación Astengo.
Realizó exposiciones individuales en Rosario, Buenos Aires, Mar del Plata, Bahía Blanca, Michigan, Ohio, París, Barcelona. Asimismo, participó en exhibiciones colectivas y en bienales nacionales e internacionales.



Obras