Galofre, Baldomero (Galofre Jiménez, Baldomero)

Reus, 1849
Barcelona, 1902

Sobrino del reconocido artista José Galofre y Coma (1819-1877), Baldomero Galofre comenzó su formación artística en Barcelona en el taller de Ramón Martí Alsina, pintor realista seguidor de Courbet y de los pintores de la escuela de Barbizón. Continuó sus estudios en la Academia de Bellas Artes de Sant Jordi y hacia 1871 se instaló en Madrid, donde trabajó para La Ilustración Española y Americana. En1874 fue pensionado en la Academia Española de Bellas Artes en Roma, donde vivió hasta 1884. Desde 1886 se radicó definitivamente en Barcelona, donde murió en 1902.

Seguidor en sus primeras épocas del costumbrismo romántico de los pintores españoles castellanos, en Italia desarrolló una pintura exuberante en el uso del color influenciado por los luminaristas Edoardo Dalbono y Francesco Paolo Michetti. Se convirtió en uno de los más fieles admiradores de Mariano Fortuny y a  comienzos de 1880 pintó sus primeros óleos con motivos de gitanos y caballos engalanados andaluces que luego identificarán su vasta producción. Mas tarde comenzó su interés por un paisajismo más austero y de connotaciones naturalistas que defendían Achille Vertunni y los pintores de la campagna romana. Otra vez en Barcelona adhirió al realismo costumbrista de rasgos pintoresquistas y se centró en un ambicioso proyecto que llamó España Pintoresca, pero que no pudo materializarse en el transcurso de la vida del pintor. Aspiraba a plasmar la riqueza y diversidad de las costumbres típicas y tradiciones de las regiones españolas documentándose con infinidad de estudios y bocetos que recopilaba durante sus viajes por el país. Inspirado en cantares y romances populares, pintó procesiones, fiestas y escenas que daban cuenta del espíritu popular Estos apuntes de gran carga expresiva y espontaneidad fueron influenciados por la obra de Adolf Menzel, que había impactado notablemente a nuestro artista en la exposición de Paris de 1885. 

 

Paisaje con figuras es un motivo que se relaciona con el conjunto de su producción por el carácter popular del tema, el detalle de las descripciones y el tratamiento de la luz, herencia de Fortuny. Al dorso y pegada sobre la tabla, una carta que ha sido arrancada en partes y con texto ilegible por zonas ha sido fechada y firmada por el artista en Barcelona el 6 de mayo de 1898. Castillo de Aro, el sitio representado, es un pueblo de la zona de Cataluña donde se conservan los restos del castillo de Benedormiens (Girona), documentado desde el siglo XI y construido para preservar el ataque de los musulmanes.

Los dibujos que nos ocupan, también deben interpretarse en relación con este conjunto que explora el espíritu popular hispano. Con una línea precisa describe el movimiento de una pareja de jinetes y de un personaje a caballo aislado e inmóvil; en ambos detalla las características de las vestimentas y las monturas en composiciones rápidas y espontáneas que realiza en el mismo papel-soporte del cuerpo del documento que los incluye. Aparecen en los registros del museo titulados como Figuras ecuestres, acompañando una carta del artista fechada en septiembre de 1897 y dirigida al donante, Dr. Carlos Carlés quien fuera Director de Correos y Telégrafos de la República Argentina hacia 1898. En la carta, Galofre elogia un proyecto de ley referido a la propiedad artística y literaria que gestiona Carlés, de quien vale destacar sus propósitos a 10 años de la Convention de Berne pour la protection des œuvres littéraires et artistiques, convocada por iniciativa de Victor Hugo. Nuestro artista tambiénagradece el interés demostrado por su obra España -que aparentemente desarrolla en ese momento- y comenta la próxima visita de una persona que trasladaría un cuadro suyo con el fin de exhibirlo en las ciudades americanas por las que viajaría. Curiosamente en noviembre de ese mismo año Baldomero Galofre integra una exposición en el salón Witcomb organizada por el marchand español José Artal. El mismo organizador realizó sucesivas exposiciones de arte español que incluyeron obras de Galofre en 1899, 1900 y 1901, y en 1902 montó una exposición homenaje al artista catalán en el mismo salón, en el marco de una empeñada valorización del arte hispano que cobraría mayor ímpetu en las primeras décadas del siglo XX.

Bibliografía

BENEZIT, E. Dictionaire de peintres, sculpteurs, dessinateurs et graveurs, Paris : Librarie Grund, 1966.

DE CONTRERAS, JUAN. Historia del arte hispánico, Madrid: Salvat Editores, 1949. Tomo V.

 

María de la Paz López Carvajal

 

 

Texto de la carta de Baldomero Galofre a Carlos Carlés:

 

Sr Dr. C. Carlés

Buenos Aires

 

Mi distinguido amigo: su muy amable y cortés del 5 de agosto po. po. Ha satisfecho completamente mis deseos que son los de que Ud. por medio de la prensa y del apoyo que sin dudas pueden prestarle sus relaciones con personalidades políticas cuya ilustración y cultura están al servicio de la Nación haga todo lo que pueda para que se disienta y sancione en el Parlamento el proyecto de ley sobre la propiedad artística y literaria a fin de cortar de raíz los abusos y mistificaciones que impunemente se cometen […] de todo corazón a quienes contribuyan a la próxima y definitiva solución de tan importante asunto.

El pensamiento y las ideas son sagradas y es por esto que han de ser por los gobiernos mas que amparadas, defendidas.

La inteligencia es el Sancta Sanctorum en donde misteriosamente se guardan inapreciables tesoros donde se encierran el aroma, la esencia divina que el Creador concede a cada uno de sus elegidos. No debe tolerarse no que de la mas grande maravilla de la creación se haga vulgar y estúpida mercancía.

La lógica y la razón se oponen y harán pesar sobre cuestión tan trascendental su fuerza imperiosa pues no dudo que la sabiduría del Parlamento Argentino agregará a sus leyes, la de guardar y defender tan sagrados derechos consiguiendo así a la vez que un paso mas hacia el progreso de ese digno pueblo hermano nuestro un nuevo timbre de gloria en sus fastos [tachadura] legislativos.

Gran día para mí el que sepa que dicho proyecto será ley.

 

En cuanto a mis obras particularmente he pensado un medio para sustraerlas a la acción criminal de esos icógnitos estafadores haciendo de manera que en los grandes centros haya un sitio único para exposición y venta de las mismas. Así todo cuadro de procedencia diversa deberá someterse a indagaciones. En esta fácil tarea me permitirá usar su bondad y cortesía suplicándole me haga Ud. el favor de indicarme de esa capital cuál es su principal calle y de ésta, la tienda o comercio mejor (si puede ser, de objetos artísticos en el que concurra para compras la gente rica) al que poder confiar con seguridad la venta de mis cuadros. Si Ud. fuera tan amable de dedicar algún rato desocupado para conseguir el fin que me propongo avistándose desde luego con el dueño del establecimiento que Ud. crea el más adecuado al objeto, se lo agradecería muy sinceramente. Sería para mí grande honor el que mis obras pudieran ser custodiadas y patrocinadas por Ud. Disponiendo de un sitio único y de una persona amante del arte y de cultura artística que por ellas se interese es según mi entender uno de los medios mas eficaces para que el artista y los amateurs escapen a la indignidad y codicia de algunos miserables. ¿Qué opina Ud. de esta mi resolución?

 

(2)

Gracias de todo corazón por su interés respecto a mi grandiosa obra “España” la que sueño desde que obtuve el premio de Roma (1874) y a la que desde hace años consagro constantemente todas mis energías.

Me es muy grato anunciarle que dentro breve tiempo recibirá Ud. una visita de un joven alemán íntimo y buen amigo mío representante de una poderosa casa comercial establecida en un pueblo cerca de mi posesión que le hará entrega de un retrato mío dedicado esperando lo aceptará Ud. como modesto testimonio de mi agradecimiento y amistad. Además he confiado a dicho Sr. uno de mis cuadros para que lo muestre en su viaje por las Repúblicas americanas a las que todavía no conocen el género de pintura todo mío y absolutamente original primero por representar en complicadas composiciones escenas vivas, características y genuinamente españolas con su pintoresca y artística indumentaria; y segundo por haber conseguido (según dicen) la resolución de un difícil problema artístico que ha sido el afán de toda mi vida, cual es hacer lo grandioso en lo pequeño no solo en el tamaño si que también en la ejecución. Me complacería mucho si al llegar mi amigo en Buenos Aires pudiera Ud. ver dicho cuadro(1) pues podría haberlo vendido en Europa.

El último que presenté en la Exposición de Berlín el año po. po. ha sido reproducido (con otros) por la importante revista “Internationale Künst Ausstellung” publicada en Munich y con el solo objeto de conservar memoria de las principales obras presentadas en aquel certamen que tuvo grande importancia por conmemorarse en dicho año el 200 aniversario de la fundación de la Academia de Bellas Artes de aquella capital.

(1)    mide 35 centímetros x 26

En el próximo correo me será grato […] enviarle una […] óleo.

Yo no me ofrezco mas que una vez sola; puede Ud. contar S. Carlés con un amigo de veras en

                                                                  

                                                                              Baldomero Galofre

Castillo de Aro 11 sept 97.

(provincia de Gerona)

 

 

 

 

 

 



Obras