IRRADIACIÓN macro

Castagnino+macro

Un museo de arte contemporánea no puede restringirse a ser un contenedor de obras (por muy contemporáneas que sean). Tiene que –sobre todo– situarse como tal en la contemporaneidad (por muy contradictoria que pueda resultar –o no– la expresión “museo contemporáneo”).

Un museo que no se sostenga como espacio cerrado delimitado por sus paredes sino que se coloque en posición de experienciar la ciudad como espacio de contemporaneidad desde el arte (pero no solamente).

Un museo cuyo adentro sea –además de la posibilidad de exposiciones y acciones que sólo pueden tener lugar en su interior– el señalamiento de un afuera que ya no sería tal, sino una especie de topología en que interior-exterior devenga en mera relación arquitectónica pero no de la posibilidad experiencial que proponga.

Desde allí.
macro construyendo su espacialidad como nodo que haga red con cualesquiera experiencias vinculadas al arte factibles de ser producidas en el espacio urbano.

Entonces.
Pensar el macro desde esta concepción significa desarrollar ejes de producción colaborativa y colectiva con otros ámbitos, primero de la Secretaría de Cultura y Educación a la que el museo mismo pertenece, pero también de instituciones tanto públicas como privadas con las que interactuar generando procesos de producción y experienciación artística. En ese sentido, la Dirección de Espacialidades Culturales es el primer interlocutor y posibilitador de esta experiencia. 

Irradiación (como noción) indica un sentido único del emisor al receptor.
Sin embargo.
Lejos de eso: IRRADIACIÓN macro es un impulso, un deseo devenido en acción: dar el primer paso hacia el encuentro con el otro desde la posibilidad que habilita el arte. Allí la irradiación termina (ha cumplido con el objetivo propuesto) para dar lugar a los agenciamientos diversos que se pueden producir entre los actores de ese encuentro.

IRRADIACIÓN macro es, desde allí, el plan a desarrollar para lograr esta propuesta de interacción y colaboración a escala urbana en una actitud de ida y vuelta con diversos actores culturales devenidos en interlocutores y posibilitadores de una experiencia compartida que tendrá al arte como punto de partida de agenciamientos colectivos que irán generando su propia modalidad de pensar y producir esas acciones, hechos y/u objetos que denominamos arte.

De allí IRRADIACIÓN macro trabajará sobre algunos ejes vinculados entre sí y que se articularán territorialmente en redes diferenciales de acuerdo al tipo de abordaje:

macro-emergencia parte de dos experiencias anteriores: la <zona_emergente> del Museo Castagnino que comenzó en 2003 a visibilizar producciones emergentes (y de artistas emergentes) de la ciudad de Rosario y las convocatorias “Emergentes” abiertas a nivel nacional llevadas a cabo durante la última década en el Centro de Expresiones Contemporáneas.

Estas experiencias no sólo conforman el soporte para macro-emergencia sino que esta propuesta se sumará a las mencionadas ampliando el espacio de acción al territorio de la ciudad, interactuando con sus habitantes a partir del concepto de que las producciones artísticas tienen un sustento colectivo y que se pueden producir acciones, hechos y objetos artísticos desde acciones mínimas –incluso cotidianas– en tanto se pueda deconstruir la mirada sobre ellas. Tarea para la cual se trabajará en una convergencia entre saberes que cualquier habitante de la ciudad posée debido a su propia historia en la comunidad a la que pertenece y los discursos contemporáneos en relación al arte, para lo cual invitaremos artistas que trabajen en ese cruce entre arte y cotidianeidad y que sean capaces de captar al otro en la intersección de saberes que puede generar esa instancia de arte que no sabíamos que estaba allí.

IRRADIACIÓN macro se propone, al mismo tiempo, producir acciones coordinadas entre tres instituciones que vienen sosteniendo un trabajo constante en relación a la producción y exhibición de arte: el propio macro, el CEC y el Departamento de Agenciamientos Artísticos. En ese eje de colaboración entre las tres instituciones (y las que se vayan sumando, por supuesto) se seguirá llevando adelante la curaduría de dos programas organizados por la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario: Quincena del Arte Rosario y MicroFeria de Arte Rosario.


Refundación <zona_emergente>

La <zona_emergente> nació en el Museo Castagnino en 2003, cuando el macro todavía no estaba en los sueños (o las pesadillas) de nadie. Creada para visibilizar producciones que –por diversas características, fundamentalmente el transitar modos y lenguajes que no parecían reunir las condiciones requeridas por los formatos aceptados en el campo del arte de ese momento– no ingresaban en el circuito legitimador del arte (contemporánea o no). Queremos volver a pensar la “emergencia” (con todos los sentidos que puede adquirir ese término) desde el macro a partir de esa experiencia fundante que nos permitió dar a ver producciones de artistas como Mariana Tellería, Adrián Villar Rojas, Eugenia Calvo, Mauro Guzmán, Carlos Herrera, Gina Valenti, entre otros, en el momento en que esas producciones se estaban conformando como tales, momento nuclear en su historia y la de sus autores, y que ese gesto pudo hacer visible.

Para esta “refundación” nos vamos a asociar a Bienalsur cuya propuesta resulta convergente con el planteo curatorial de la 4QAR2021: Tiempo suspendido y, en particular, con el concepto de Irradiación macro del cual Refundación <zona_emergente> es (entre otras cosas) su plataforma de lanzamiento hacia la ciudad. 

 

 

Roberto Echen
Director artístico
Museo Castagnino+Macro