Colección Castagnino+macro

Tres agujeros en la máscara (1981) es una de las primeras obras de García. Pertenece a una etapa en la que se dedicaba al dibujo con tinta, conjugando el empleo de plumas rotring –herencia de su formación en el Instituto Politécnico Superior- con la técnica de entramado, que había aprendido en su fugaz paso por el taller de Liliana Depetris. Con ambos elementos creaba entonces superficies densamente adjetivadas en las que se hace evidente la influencia que la obra de Alberto Burri, entre otros artistas que comenzaba a descubrir, ejerciera en aquel momento de su carrera.
La preocupación modernista por dejar traslucir la superficie del soporte, como conjuro contra la representación, se combina con una clara intención conceptual: García divide el plano en cuatro campos, que se van densificando. Y si bien a menor densidad visual corresponde una mayor abstracción, también mayor es la intencionalidad significativa.
En el registro inferior se acumula una serie de cañerías orgánicas que crean un denso entramado y esconden a la vez un rostro, del cual solo es posible percibir un ojo. Sobre esta suerte de “bajo mundo”, se alza otro nivel que, como un velo, cubre al anterior, transformando el plano de la representación en una grilla reticular. Como si la intención fuese desmembrar la escritura del dibujo en sus componentes básicos, en el registro siguiente, esta grilla se condensa para dejar solo “agujeros”. Por último, García “rasga” virtualmente la superficie para revelar textura y propiedades del papel. A la vez que deconstruye la figuración, García va presentando, sin saberlo, algunos de los componentes que formarán parte del vocabulario de su obra temprana: cañerías, perforaciones, la tácita “máscara”. Pero también, la superposición y el palimpsesto, que aunque “vertical” aquí, continúa siendo un ingrediente central en su obra.
Tres agujeros en la máscara formó parte de un tríptico con el cual Daniel García participó por primera vez en un Salón en la ciudad de Rosario . Las otras dos obras que completaban el conjunto -Tres Ventanas al Paraíso y La Traición del Dolor No. 2 -también fueron realizadas siguiendo el mismo principio de estratificación, de superposición y densificación del sentido. Juntas, las tres reforzaban la idea de que superficies menos complejas pueden ocultar de nuestra vista otras más densas, cuya existencia sin embargo, no expresa tanto como del ocultamiento mismo.
Al año siguiente García participaría nuevamente del Salón de Artistas Plásticos Rosarinos. En aquella ocasión se hizo acreedor de la Beca para la Sección Dibujo, que consistió en una subvención monetaria por período de un año. Podría decirse que Tres agujeros en la máscara y la beca obtenida al año siguiente marcaron la entrada decidida de Daniel García en el circuito artístico, de la ciudad primero y del país algo más tarde, hasta convertirse en el artista de renombre internacional que es hoy día.

BIBLIOGRAFÍA
XV Salón Anual de Artistas Rosarinos. MMBAJBC, Rosario, 1981. (catálogo)
XVI Salón Anual de Artistas Rosarinos. MMBAJBC, Rosario, 1982. (catálogo)
XLVIII Salón de Rosario. MMBAJBC, Rosario, 1982
Battistozzi, Ana María “La Gran Tentación”. En, Remordimientos. Museo Juan B. Castagnino, Rosario, 2003.
Lebenglik, Fabián. Daniel García: Pinturas. Galería Ruth Benzacar, Buenos aires, 1995. (catálogo)
De SANTIS, Pablo; GIUNTA, Andrea and FORN, Juan. Pintura Argentina: Final del siglo veinte II. Ediciones Banco Velox, Buenos aires, 2001
LOPEZ ANAYA, Jorge. Arte Argentino: Cuatro siglos de historia (1600-2000). Emecé editores, Buenos Aires, 2005
Sanchez, Julio. MALBA – Colección Costantini. MALBA, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, 2001.
San Martín, María Laura. La pintura en la Argentina. Editorial Claridad, Buenos Aires, 2007.
Spinelli, María Eugenia. Daniel García: Pinturas . Centro Cultural Parque de España, Rosario, 2000. (catálogo)
Spinelli Maria Eugenia. “Daniel García”. En, Remordimientos. Museo Juan B. Castagnino, Rosario, 2003.
Sullivan, Edward J. Daniel García “Daniel García: Fluxus Organicus”. Galería Ramis Barquet, New York, 2000. (catálogo)
Verlichak, Victoria. El ojo del que mira. Artistas de los noventa. Fundación Proa, Buenos aires, 1998.

María Eugenia Spinelli, 2008