Colección Castagnino+macro

Ana Gallardo mediante este objeto usual aunque significativo, en tanto se trata de sábanas usadas, acude a la reconstrucción de historias próximas. El objeto y sus huellas son portadores de un sentido que hace emerger desde un elemento del cual se ha apropiado, pero que, para la mirada del espectador, sigue siendo tanto personal como íntimo.

Realizada en el año 2002, esta pieza de la colección Castagnino+macro, visibiliza una línea de investigación en la que se re-significan materiales de naturaleza extra-artística y se exploran formatos no convencionales como video, instalación o acciones. Experiencias plásticas que han determinado la producción artística de la autora.

Junio 2018



Gallardo, Ana

Rosario, provincia de Santa Fe, 1958
Vive y trabaja en Buenos Aires

Inicialmente se formó como pintora en los talleres de Miguel Dávila, Víctor Grippo y Juan Doffo. No obstante fueron su madre pintora y su padre poeta quienes impulsaron tempranamente su inclinación por el arte.

En 1986, a instancias del escultor Enio Iommi, integró el Grupo de la X junto con Pablo Siquier, Ernesto Ballesteros, Jorge Macchi, Carolina Antoniadis, Marita Causa, Andrea Racciatti, Gladis Néstor, Enrique Jezik, Gustavo Figueroa, Juan Papparella y el videasta Martín Pels. En estos primeros años de producción eligió expresarse dentro del lenguaje artístico realizando obra pictórica que exhibió grupalmente en museos y galerías del país.

Hacia fines de los noventa, dejando atrás la pintura, emergieron otras preocupaciones estéticas que se propagaban más allá de los límites del plano bidimensional. Desde entonces comenzó a vincularse con la práctica artística escultórica y espacial. Utilizaba objetos extraídos del contexto cotidiano que, a pesar de su precariedad, empleaba de modo tal que contribuían a reforzar la trama conceptual de sus propuestas. En estas obras aparecieron las primeras referencias a su mundo afectivo, a sus vínculos con otros, sus vivencias y experiencias cotidianas. Aspectos que desarrolló en posteriores videos, performances e instalaciones.

En paralelo al desarrollo de su práctica artística se interesó por otras formas de coexistencia dirigidas a promocionar el arte local y dar visibilidad a prácticas artísticas que no ingresan en los circuitos comerciales e institucionales. Así, junto a otros artistas y gestores culturales independientes, realizó Periferia, 2005-2006; Espacio Forest, 2013; La Verdi, 2014-2017 y La Verdi México, 2017-2018.

Abril 2018



Otras Obras