Sede Macro
13.05.20

Una obra es un mundo

#1. Sobre la obra El canto idiota de Bruno Gruppalli

Bruno Gruppalli

Recurso didáctico destinado a docentes para el abordaje de producciones contemporáneas con un espacio de diálogo e intercambio.



Hoy vivimos un tiempo de excepcionalidad en el que el espacio público, tal como lo conocíamos, queda suspendido. El Departamento educativo del museo Castagnino + Macro, a través de diferentes dispositivos, continúa generando situaciones de acercamiento, consultas, propuestas educativas y didácticas. 

Investigamos, analizamos y producimos conocimiento con el ánimo de cuidar nuestros vínculos, separados hoy  del espacio físico del museo. Para ello, proponemos formas de enseñar y otras de aprender en este escenario distópico, sosteniendo un lugar de comunicación desde la virtualidad. 

Una obra es un mundo es una propuesta didáctica centrada en algunas obras de la exhibición virtual “El fin del mundo comenzó en 2001. Exageración poética o determinismo histórico”, curada por Carlos Herrera y Clarisa Appendino. Núcleo perteneciente a la muestra "Arte Argentino. 100 años en la Colección Castagnino + Macro".
Desde el área concebimos a estas obras como faros capaces de iluminar tanto articulaciones y conceptos de la muestra como del arte contemporáneo. La ficha que proponemos a continuación contiene, además de un análisis sobre la obra y la biografía del autor, una serie de actividades para realizar junto con los alumnos que evocan los aspectos sustanciales de la obra trabajada.




Ficha didáctica #1

Obra: El canto idiota
Autor: Bruno Gruppalli
Exhibición:  “El fin del mundo comenzó en 2001. Exageración poética o determinismo histórico.” Núcleo perteneciente a la muestra "Arte Argentino. 100 años en la Colección Castagnino + Macro".
Curaduría: Carlos Herrera y Clarisa Appendino
Fecha de exhibición: del 11 de mayo al 26 de agosto de 2018. 



La muestra

 

El fin del mundo comenzó en 2001. Exageración poética o determinismo histórico es una exposición curada en conjunto por Clarisa Appendino y Carlos Herrera en la sede Macro. Fue inaugurada en mayo de 2018 formando parte de la muestra Arte Argentino. 100 años en la Colección Castagnino + Macro.  

El fin del mundo comenzó en 2001 propone una reflexión sobre la colección de arte contemporáneo del Castagnino + Macro y una lectura crítica de la historia del arte hegemónica nacional desde la fecunda experiencia rosarina. Fue creada al calor de los acontecimientos sociales y políticos que marcaron a una generación de artistas post-2001, en palabras de los curadores “post-comienzo del fin del mundo”. Este escenario de crisis marcó también una idea del arte contemporáneo a la que los curadores no pretenden serle fiel ni reconstruir, sino interrogar.  
El conjunto de piezas que conforman la colección contemporánea plantea “confusiones materiales y objetuales” difíciles de resolver tanto para el público como para la institución museo, que debe replantearse aquellas estrategias de exhibición y conservación tradicionales para resolver situaciones anómalas, como por ejemplo aquellas referidas a la degradación material: obras que en algunos casos llegan a debatirse con el desecho y la basura. Al respecto, los curadores plantean que “son restos de una vida en la ciudad mostrados como vestigios estéticos o políticos que se cruzan con las imágenes de los estallidos que vimos en nuestras precarias pantallas entre septiembre y diciembre de 2001.”



El texto curatorial

Ponemos a disposición de los docentes el texto curatorial de la muestra en el siguiente enlace:
http://castagninomacro.org/page/exposiciones/id/337/title/El-fin-del-mundo-comenz%C3%B3-en-2001



El artista

El artista Bruno Gruppalli nació en la ciudad de Quilmes, provincia de Buenos Aires en 1984.
Estudió Diseño de imagen y sonido de la Universidad de Buenos Aires donde da clases. En el año 2004 realiza un taller de escritura con Alberto Laiseca y entre 2008 y 2011 participa de talleres con los artistas Miguel Mitlag, Ernesto Ballesteros y Daniel Joglar. Paralelamente, trabaja en el soporte video dirigiendo cortometrajes y videoclips para bandas como Él mató a un policía motorizado o Guerra de almohadas

El interés de su obra está puesto en los objetos del mundo cotidiano, el espacio que habitan y cómo se relacionan con las personas a través del cuerpo. Para realizar su obra, se mueve por distintos formatos como el dibujo, el collage, la instalación y la performance. Le interesa la observación de los objetos y el espacio que ocupan y cómo se distribuyen en él, las relaciones entre ellos, tomando siempre como referencia y unidad de medida al cuerpo humano. Suele partir del dibujo para diseñar sus instalaciones buscando la inestabilidad, la precariedad y la liviandad como elementos centrales de su obra. Piensa su trabajo como una posibilidad de explorar las dudas y aquellas situaciones de la vida cotidiana que llaman su atención. 

 

La obra 

En este enlace podés ver la obra en sala: 
https://my.matterport.com/show/?m=XUBa6imD519&sr=3.14,.25&ss=218

El canto idiota es el título de esta instalación realizada por Bruno Gruppalli en el año 2016. Está compuesta por 5 estructuras de madera de casi 2 metros de altura cada una y diversos objetos:  guantes blancos, lata de conserva, plato, espejo, dedo de yeso, acrilico, pelo, flauta, diccionario, metal, hila, reloj, taza, bola 8 de pool, cadenita y bolsa de nylon ubicados en una superficie de 2 por 2,5 metros.

El canto idiota plantea la posibilidad de activar nuevos sentidos mediante la intervención y acción en vivo del artista o de alguna otra persona que él designe. Ésto le da también un carácter performático al que el artista refiere con el término “activación”. El cuerpo está presente durante la activación así como cuando los objetos y las estructuras de madera quedan solas. ¿Por qué? Porque las proporciones y la distribución de los objetos en el espacio están diseñados a la medida del cuerpo del artista. Todos los objetos presentes pertenecen al mundo cotidiano, se utilizan con las manos y no requieren de ninguna fuerza extraordinaria para moverlos. Uno de ellos se trata de un diccionario, en él podemos encontrar también a los objetos presentes en forma de definición.
¿Cómo fue activada la obra?  En día de la inauguración de la muestra el artista toma el diccionario y lee en voz alta las definiciones de cada uno de los objetos presentes en la instalación. Se percibe entonces una acción efímera, un concepto, un sonido o una sumatoria de todas ellas. Luego la instalación permaneció exhibida en la sala en el modo que lo dispuso el artista.
¿Qué sucede con estos objetos en la vida cotidiana? ¿Cómo interactuamos con ellos en la intimidad de la vida cotidiana? Hay un objeto especial que tiene un lugar diferente en la instalación. ¿Lo descubrís? Todos los demás están apoyados sobre las estructuras de madera o el piso salvo el reloj que se encuentra sobre la pared, a una altura exagerada en relación con los demás. El tiempo marca rutinas en la vida diaria que, por su repetición, se vuelven acciones automáticas.
El canto idiota es, entre otras muchas posibilidades, una mirada y una reflexión sobre toda la serie de acciones que componen nuestra vida cotidiana y el mundo de objetos que forman parte de ella.

 

Palabras guía
instalación - tiempo - observación - mundo cotidiano - cuerpo y espacio - objetos domésticos fragilidad - apariencia

 

 


Actividades sugeridas

Mirar y pensar en voz alta

  1. Tormenta de palabras
    Cronometrando el tiempo, en sólo 2 minutos debes hacer (escribir/grabar) una tormenta de palabras que te surjan espontáneamente mientras observas la obra.
    La consigna es que todas las ideas, frases que surjan deben volcarse al papel o al audio sin filtro.  


  1. Batería de preguntas
    Mientras observás las imágenes de la obra, imaginá que ella te habla, que dialogan. Aprovechá esta oportunidad para hacerle preguntas.

    Aquí algunos ejemplos       
    ¿Por qué tenés ese nombre?
    ¿Qué nos querés decir?
    ¿Cómo estás hecha?
    ¿Cómo es vivir en un museo?
    ¿Qué necesitás de nosotros?


    En este caso también podés escribirlas o grabarlas con tu voz. 


  1. Acciones fuera de serie

  • Elegí un objeto que manipules con tus manos todos los días (debe ser un objeto que no requiera de un esfuerzo extraordinario para moverse)

  • ¿Para qué lo usás?

  • ¿Qué características tiene? 

  • Trasladá el objeto de un lugar a otro lugar de tu casa.

  • Parate frente a él y leé en voz alta una definición de ese objeto que encuentres en el diccionario. 

  • ¿Qué cambiarías de esa definición ahora que está fuera de su lugar?

  • ¿Qué uso le darías ahora?

  • ¿Tendría otro nombre?

  • ¿Podés inventar una nueva definición para este objeto ahora? 

  • ¿Podés dibujarlo, cambiando su forma o aspecto?



Escuchemos al artista
Para realizar las actividades te sugerimos que escuches al artista hablando sobre esta obra 
http://www.castagninomacro.org/uploadsarchivos/audioguias/gruppalli_bruno,_el_canto_idiota.mp3

 


Veamos imágenes de la obra activada por el artista

 


Material adicional de consulta



Encuentro con el equipo educativo

El Área Educativa de la sede contemporánea propone una instancia de diálogo e intercambio con docentes de nivel primario (6º y 7º grado), nivel secundario y superior sobre la muestra de arte argentino El fin del mundo comenzó en 2001. Exageración poética o determinismo histórico... 

Los docentes podrán encontrarse -mediante videoconferencia pautada- con el equipo de Educación del Museo. En esta reunión se describirán las potencialidades del dispositivo y se pondrán a disposición del docente los recursos pedagógicos elaborados: ficha pedagógica, glosario contextual de la muestra, archivos y actividades para realizar con alumnos.

 

Los turnos deben solicitarse a educacion.macro@castagninomacro.org