Colección Castagnino+macro

Brioles, integra el conjunto de pinturas-construcciones que lo ocuparon hasta su muerte. Fechada en 1987, es una estructura geométrica que aunque asimétrica, no pierde armonía. Construida en base a la regla de oro o proporción áurea, sus salientes, concavidades y agregados de objetos tridimensionales -triángulos, esferas, círculos- crean una organización de planos y espacios concebida con una idea mística de la proporción y el orden, heredada del constructivismo universalista de Joaquín Torres García. Se vale de sutiles recursos cromáticos y texturas para enfatizar los relieves, y mancha meticulosamente la tela que tapiza parte de la estructura para potenciar su trama. Líneas rojas, azules, amarillas y negras atraviesan la superficie y sugieren los cabos o brioles -término específico del vocabulario náutico-, sogas que permiten recoger o cargar las velas cuadradas de las embarcaciones. El uso de la metáfora, como el de los símbolos universales, expresa sus reflexiones acerca del valor mágico de los objetos y los aspectos más primitivos del hombre.

Exposiciones:
“Premio Rosario 1987”, Museo Castagnino, Rosario, 1987.
“Marcelo Bonevardi. Ultimas obras”, Museo Castagnino, 1997.