Imagen no disponible.

En sus cajas de madera, con calcos de nonatos de potrillos y terneros en resina poliéster que componen la obra Sin Título, muestra otra veta de las contradicciones humanas de naturaleza animal: el intento de hacer perdurar la vida y el encuentro inevitable con la muerte.