Colección Castagnino+macro

Esta obra se ubica en una línea de trabajo diferente a otras obras de la artista pertenecientes a la colección Castagnino + Macro, pero también de modo transversal se encuentra atravesada por aquellas teorías que abogan por la multiplicidad de sentidos. Dos fotografías encontradas, en blanco y negro, se convierten en la materia prima que del Río interviene solo con una acción: la ruptura del soporte para luego capturar fotográficamente la unión de las partes –oclusión–.

Esta operatoria da como resultado una imagen diferente de la original, en la que la inevitable presencia del corte puede entenderse como cicatriz, “violencia atenuada” –en palabras de la artista– frente a la violencia explícita de una herida. Una marca en los registros fotográficos, tal vez lugar de recuerdo y memoria que, junto a un título sugerente, proponen diversidad de lecturas en el juego de la deconstrucción y reconstrucción de la imagen.