Colección Castagnino+macro

Esta obra de la colección Castagnino+Macro pertenece al período de producción en que la artista trabajó lo natural como concepto a partir de la organicidad de las formas y de los materiales seleccionados, recolectados del mundo vegetal.

De este modo, “Ímola da vida a seres encantados, enigmáticos y fastuosos con procedimientos y técnicas vinculadas a las artesanías domésticas, las ikebanas y los arreglos florales”[1].

Con una técnica manual que reivindica el trabajo artesanal, semillas, frutos secos, raíces son aplicados sobre superficies de formas orgánicas, generando siluetas escamadas de diversas texturas cuyos brazos ondulantes —que se desplazan sobre el muro de las salas— remiten al reino de la flora y fauna marinos.

 

[1] Colección de Arte Contemporáneo de Rosario, cat. exp., Rosario, MMBAJBC, 2000, s. p.