Colección Castagnino+macro

En la década del 70, el gestor y crítico de arte Jorge Glusberg –entonces director del Centro de Arte y Comunicación (CAyC)– impulsó la producción de trabajos que reflexionaran sobre la particular situación de América Latina signada por profundas crisis sociales y dictaduras militares. En este contexto, en 1973 Zabala presentó la muestra Anteproyectos, en el CAyC. Fotografías, catografías, ready-mades, textos, instalaciones, etc. integraron la misma. A este vasto cuerpo de obras pertenecen los Anteproyectos de arquitectura carcelaria latinoamericana para artistas en los que se halla esta obra de la colección Castagnino+macro. Sobre el papel calco, el dibujo técnico del lenguaje arquitectónico se hace presente en la representación de estrechos receptáculos individuales. En esta ocasión, el corte y la planta a escala de una cárcel subterránea para artistas en la ciudad de Buenos Aires. Esta obra, junto con otras dos piezas de su proyecto carcelario que también forman parte de este acervo, ponen en foco problemáticas constantes trabajadas por Zabala en su producción. Por un lado, evidencian tanto el autoritarismo y el carácter represivo de los gobiernos latinoamericanos de la época como el aislamiento contextual en los que podían encontrarse los artistas. Por el otro, marca “la necesidad de reflexionar sobre el tipo de arte necesario para contrarrestar los efectos de cualquier domesticación.” (1)

(1) http://cvaa.com.ar/02dossiers/zabala/04_obras_01a.php