Colección Castagnino+macro

En Las ficciones de Borges, utiliza latas de aceite que presenta a modo de serie. En esta obra y en otras del período, la estrategia de re-significación del objeto cotidiano produce desplazamientos de sentido, con los cuales apela a una apertura de las posibilidades y condiciones del arte. A estas latas de aceite se suman aerosoles, lapiceras, hojas de diarios y estampitas religiosas, todos convertidos en objetos artísticos.
Sobre la producción mencionada el autor señala: “es una obra realizada a partir de un producto común de consumo cotidiano, de bajo costo y sin prestigio tecnológico, como es la lata de aceite. Mi intervención es una suerte de interferencia en las relaciones que tenemos con los objetos y con los sistemas en vigencia. Los objetos comunes, desprovistos de sus funciones utilitarias, transportados de sus lugares originarios (almacen-supermercado) y debilitados sus identidades dejan aparecer, si son presentados en un contexto artístico, síntomas esteticos-sociales que exigen nuestra complicidad”. (1)

(1) Horacio Zabala, comunicación con Nadia Insaurralde, junio de 2003.