Del 03.05.13 al 01.07.13

Digo la cordillera. El viaje como obra

Carlos Gómez Centurión

- Carlos Gómez Centurión

Curaduría: Fernando Farina

Proyecto que se propone mostrar los Andes a partir del doble juego del registro pictórico en alta montaña y la reinterpretación de los mismos en el taller del artista a través de la mirada de un grupo de profesionales de diversas disciplinas: un semiólogo, un poeta, un ingeniero en minas, el curador de la exposición y un cineasta.

Fotografía,Pintura

La primera parte, en la cordillera central, se realizó en tres ascensiones al Valle Alto del río Colorado, a 4.500 metros sobre el nivel del mar, al pie del cerro Mercedario en la Provincia de San Juan. La segunda etapa fue en la Puna y en las yungas jujeñas, y la tercera fue en el Cerro Fitz Roy y el Cerro Torre en El Chaltén, Provincia de Santa Cruz. Se considera que el viaje, las expediciones y los traslados en sí mismos, son parte de la obra.

¿Qué y cuánto se muestra en esta muestra? ¿Por qué tanto empeño por subir a los cerros, por recorrerlos? La primera aproximación para tratar de esbozar una respuesta –suponiendo que existe– es la relación de Carlos Gómez Centurión con la cordillera, la motivación para pintarla, el impulso, la necesidad, que por momentos se convierte en una confrontación, en otros en un diálogo, y en ocasiones en la aceptación de que es la cordillera la que ordena y que él solo termina siendo un instrumento de ella.
La idea romántica invade y aparece continuamente. Porque la obra no es un viaje que concluyó sino es una pregunta que transcurre a lo largo del viaje, de tantos años, de muchas geografías.
Y el arte, finalmente y siempre; la permanente pregunta, esa operación donde la obra ya no persigue la mímesis sino que habla de ella misma. Donde cada pintura incluso llega a negar el referente, deslizándose en un límite incierto entre la afirmación y la negación acerca de la posibilidad de hablar de la cordillera.

Carlos Gómez Centurión. Nace en San Juan, Argentina. Vive en Buenos Aires entre 1970 y 1982. En 1988 reside en la Citè Internationale des Arts en París donde realiza su primera exposición individual. Durante los´90, su trabajo se concentró fuertemente en el universo de la mitología americana. Ha realizado diversas exposiciones en Argentina y en el exterior. Ha sido jurado de premios de pintura en varias ocasiones en Argentina, Chile y Ecuador. Recientemente fue designado jurado del Festival Internacional de Cine Unasur.