Colección Castagnino+macro

Aunque a primera vista, las fotografías de Barrios parecen un espontáneo recorte de la realidad, las mismas son el resultado de un proceso más extenso. Interesado en aquellos sitios habitables y cotidianamente transitados, el autor elige cuidadosamente cada uno de ellos para luego reconstruirlo en un nuevo espacio físico a partir de la intervención con diversos elementos u objetos de la vida cotidiana que él mismo construye o compra. Una vez instaurada la escena, ajusta el color y la textura de los objetos según su ubicación, modifica la iluminación y, finalmente, la registra fotográficamente. En estos lineamientos se encuentra Beso. Obra que plasma una realidad nueva mediante la combinación de los detalles decorativos colocados por el artistas –empapelado y plantas– y el singular acento visual sobre el mosaico que compone el piso, logrando de este modo una imagen escenográfica extrañamente atractiva.