Colección Castagnino+macro

En esta obra la artista interviene tres piezas fotográficas con un trozo de lana que cae en forma vertical. Precisamente, en esta instancia Hugo Petruschansky señalaba que, a pesar de utilizar estos elementos, Mettler no cae en una estética doméstica como tema de sus obras. (1)
Este trabajo forma parte de la muestra que presenta en 2001 en Buenos Aires, la cual manifiesta los antecedentes de sus trabajos posteriores, en el campo del arte de acción.
La artista formula un proyecto, en donde invita a todas las personas, sin distinción, a tejer paños celestes o blancos. El objetivo perseguido es unir estas piezas para formar una gran bandera argentina que tiene un fin solidario, ya que está destinada a fraccionarse en mantas para abrigar a quienes lo necesiten. Esta bandera tiende a ser el reflejo del entretejido social de una nueva Argentina.
En forma simultánea con este trabajo en donde centra su atención en la conciencia colectiva, la artista comienza a tejer y destejer corazones, e invita a tejer a las personas mientras relatan sus “Historias del corazón”.
No llores por mi Argentina representa el origen de este pensamiento. Según Mettler: el recorrido de la lana de un corazón destejido a través de mi ombligo y la fuerza vital necesaria para tejer esta nueva conciencia. (2)

 

(1) Petruschansky, Hugo, Alejandra Mettler, cat. exp., Buenos Aires, Cecilia Caballero Galería de Arte, 2001.
(2) Idem.