Colección Castagnino+macro

En 2007 Santiago Porter dio inicio a su proyecto Bruma con el objetivo de llevar a cabo una reflexión sobre la historia socio-política argentina a partir de la apariencia del “objetivo fotográfico”. El mismo constó de tres etapas. Luego de un conjunto fotográfico de edificios públicos, con la que inauguró esta serie, entre 2008 y 2011, el autor eligió fotografiar diversas estructuras y monumentos con la capacidad evocativa de ciertas historias escondidas.

Evita, que pertenece a este cuerpo. No obstante, Porter no retrata la belleza de esta figura icónica esculpida por el italiano Leonne Tomasi en los años 50 como homenaje a la mítica “Reina de los desposeídos”. Más bien, en la imagen del busto decapitado subyace una relato de violencia que da testimonio de la tensión política que existía en el país en la década del 50, culminando con el golpe de estado que derrocó el gobierno Juan Domingo Perón en 1955. Contexto en el que un comando militar irrumpió en el taller de Tommasi, decapitando ésta y otras esculturas, posteriormente arrojadas a un riachuelo. En 1996, esta pieza fue rescatada y situada en la Quinta 17 de octubre, en la localidad de San Vicente, siendo nuevamente testigo de los diversos enfrentamientos sucedidos en 2006, durante el traslado de los restos de Juan Domingo Perón al mausoleo de esta residencia.