Colección Castagnino+macro

El sistema del arte en sí, y la idea de poder dentro de esos sistemas es una de los principales intereses que Legón desarrolla en su producción. En este sentido, desde 2011 se abocó a reflexionar sobre los conceptos de legitimación, autoría, y descarte como forma de nueva concepción y realización. En este contexto se halla la pieza de la colección Castagnino+macro. Una fotografía de Marcos López que recrea la conocida pintura renacentista de Leonardo Da Vinci: La última cena. El título elegido por Legón para esta obra pone de manifiesto el proceso que ha sufrido la misma como resultado de un largo derrotero. En palabras del autor:

“…un coleccionista - adquirió la pieza de López y un problema en el enmarcado original tornó inutilizable la copia de Asado en Mendiolaza. Para evitar su comercialización, la galería decidió destruir la fotografía. A comienzos de 2011 la galería ofreció a Luciana Lamothe reutilizar el marco de la obra de López para el montaje de una obra suya. Lamothe desistió de su utilización y regaló el objeto con el mismo fin a Nicolás Mastraccio. Finalmente, Mastracchio me lo obsequia.”[1]

De este modo, el artista pone en revisión el concepto de autor, analiza los modos de producción artísticos contemporáneos y reinserta su/una obra al circuito comercial del arte que poco antes la había desechado.

[1] Legón, Martín, en: Archivos Castagnino+macro, 2012.

 

Abril de 2018