Imagen no disponible.

Retrato de mi padre es un pastel que integra la colección del museo desde 1950, cuando fue adquirido por la Municipalidad de Rosario un año después de la muerte de la artista. La obra se caracteriza por la utilización de colores puros, que esfuma y mezcla creando luces y sombras sobre el blanco de color. La composición es tradicional y el dibujo académico, aunque el acabado de la figura pretende mayor soltura.  El fondo lo resuelve en verdes y violetas, que repite en grafismos en el diario, rostro, manos y vestimenta.