Imagen no disponible.

El Retrato de Ana del Cerro de González fue donado al museo por sus familiares en 1983. De composición tradicional, Emilia Bertolé repite la fórmula del papel pintado decorado de fondo, sobre el cual destacan los detalles descriptivos de la figura. Especialmente en este caso la artista ha esmerado la representación de la calidad de las materias, las texturas de la piel y las joyas que luce la retratada. La pintura ha sido resuelta con una paleta de rojos y morados que ilumina y sombrea en algunos casos con verdes, que también emplea en algunos detalles decorativos.